BENEFICIOS DEL MÉTODO SUZUKI

ESCUCHA

A través de la escucha aprenden a memorizar y reproducir ritmos y melodías, lo que les facilita el desarrollo progresivo de la memoria. A su vez, el entrenamiento de una buena memoria estimula su capacidad de concentración.

EDUCACIÓN AUDITIVA

A través de la educación auditiva, el alumno adquiere habilidad para distinguir con facilidad las diferentes fonéticas de las lenguas, además de aprender a afinar su oído musical.desempeña.

PRÁCTICA

A través de la práctica cotidiana del violín se favorece la psicomotricidad fina de la mano y la coordinación del cerebro y las funciones motrices, al tiempo que se establecen pautas de organización del trabajo y del ocio.

CLASES EN GRUPO

A través de las clases de grupo, donde se enseña a tocar a la vez que se escucha a los demás, el niño se socializa y aprende a ocupar su puesto en el colectivo, responsabilizándose del papel que desempeña.

Método Suzuki violín

CARACTERÍSTICAS DEL MÉTODO SUZUKI

Método Suzuki violín

Posibilita el aprendizaje del instrumento a una edad temprana, en contraposición con otros métodos tradicionales que consideraban a los niños de 3 años incapaces de desarrollar habilidades instrumentales. La clave del futuro desarrollo del potencial humano está en la educación desde el primer día de su nacimiento.

La enseñanza se fundamenta en la educación del oído, a través de la escucha y el desarrollo de la memoria, haciendo innecesario un conocimiento teórico previo y facilitando así el acceso directo al instrumento. Los niños aprenden sus primeras palabras después de haberlas escuchado repetidas muchas veces, igualmente escuchar  las piezas musicales todos los días es muy importante para que el niño sea capaz de conocerlas y recordarlas.

La implicación de los padres en el proceso de aprendizaje de sus hijos es fundamental e imprescindible, aunque esto no significa que deban poseer conocimientos musicales. Lo mismo que asisten a su hijo en el aprendizaje de la lengua materna, los padres también han de participar en el aprendizaje musical de su hijo, acompañarle en las clases y hacer de “profesores en casa” durante la semana. Los esfuerzos de los niños para aprender a tocar un instrumento y sus avances, por pequeños que sean, deben corresponderse siempre con una actitud animosa y de cariñosa admiración por parte de los padres.

El aprendizaje tiene siempre un carácter lúdico para que resulte atractivo para el niño. Aunque tocar el violín o el violonchelo no es un juego, se aprende jugando. Igual que en el aprendizaje del lenguaje los niños no realizan tediosos ejercicios para aprender a hablar, alcanzando así su propósito natural de comunicación y expresión, el contacto con el instrumento debe producirse siempre en un entorno ameno y divertido.

Fomenta el desarrollo de las capacidades presentes en cada niño, basándose en la tesis de que el talento no es innato, sino que se desarrolla mediante una educación adecuada. En todas partes del mundo los niños aprenden a hablar su lengua materna con facilidad, pero no podrían hacerlo si no tuvieran la motivación y el estímulo adecuado. El factor ambiental, lo que los niños ven, viven y sienten es más importante que la herencia. Por eso, un medio ambiente favorable engendra capacidades superiores.